Alergias al sol

TRATAMOS ALERGIAS AL SOL EN CLÍNICAS VITAUDIO

Cerca de un 20% de la población tiene alergia al sol. La aparición de pequeños granitos, habones o pápulas rojas unas horas después de las primeras exposiciones solares generalmente tiene que ver con lo que se conoce como fotodermatosis polimorfa, en el 90% de los casos. Se trata de una reacción alérgica, que tiene diferentes orígenes y distinta gravedad en cada caso.

En un porcentaje alto de pacientes con alergia al sol existe un componente hereditario. Se trata de una reacción de hipersensibilidad ante la radiación ultravioleta, que hace que el cuerpo reaccione de manera exagerada.

Principales alergias al sol

Las reacciones de fotosensibilidad suelen estar producidas por un agente exógeno al organismo. A veces están relacionados con la toma de medicaciones tópicas u orales, como algún antibiótico, con plantas, perfumes o filtros solares con capacidad foto sensibilizante.

La alergia al sol hace referencia a un grupo de patologías de la piel que aparecen cuando el cuerpo se expone a las radiaciones ultravioletas. La más frecuente, dentro de las fotodermatosis, es la erupción polimorfa lumínica. Afecta sobre todo a las personas jóvenes, de entre 20 y 30 años, preferentemente de sexo femenino. Sus síntomas son incómodos y se traducen en la aparición de lesiones que pican o escuecen en zonas muy visibles y expuestas como el escote, la cara anterior de los brazos y las piernas.  Pueden ser:

Pápulas o pequeños granitos rojos.

Vesículas o ampollas.

Habones.

Ronchas.

Generalmente estas erupciones aparecen en primavera o al comienzo del verano y desparecen en unos 7 o 10 días sin tratamiento.

La urticaria solar es una alergia al sol menos frecuente, que aparece casi de forma inmediata tras la exposición solar. Produce lesiones de tipo habón y pueden formarse placas que pican mucho. En casos graves, esta urticaria puede producir reacciones como dolores de cabeza, hipotensión o mareos.

Prevención de la alergia al sol

La alergia al sol desaparece o mejora a medida que la persona aumenta sus exposiciones al sol. No obstante, hay formas de conseguir minimizar los efectos de la fotodermatosis. Algunos de ellos son:

Utilizar protección solar a diario y repetir la aplicación cada 2 horas.

Tomar suplementos orales de forma previa, para proteger la piel de las reacciones solares. Son complejos vitamínicos con acción antioxidante que contienen vitamina C, E y sustancias que ayudan a tolerar la radiación ultravioleta.

Evitar tomar el sol durante las horas centrales del día, es decir entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde.

Utilizar gorra y gafas de sol para proteger la cabeza y los ojos de los rayos ultravioletas. También se recomienda llevar ropa que tenga foto protección.

En ocasiones se recomienda fototerapia profiláctica durante la primavera.

Tratamiento de la alergia al sol

Un tratamiento básico para la alergia al sol es una buena protección solar. También da buenos resultados la protección oral, con sustancias naturales que protegen la piel desde el interior. Ambos productos, utilizados de forma conjunta, ofrecen muy buenos resultados y disminuyen la sensibilidad de la piel frente al sol.

En los casos en los que los síntomas no desparecen solo con protección solar (tópica u oral) se pueden utilizar antihistamínicos o corticoides tópicos o incluso orales. Asimismo, para las alergias solares más complicadas se pueden prescribir terapias biológicas o inmunosupresores, con el objeto de que la persona recupere su calidad de vida.   

Ante la toma de un nuevo medicamento es importante consultar antes al médico si se trata de un fármaco foto sensibilizante, para tener precaución. Y si nota que en las primeras exposiciones solares comienza a tener granitos no dude en acudir al dermatólogo para que le indique cómo debe actuar. En Clínicas Vitaudio contamos con especialistas dispuestos a ayudarle, sin esperas y a precios muy competitivos.

  • Creado el